España vive un momento de su historia en el que está cambiando la mentalidad laboral de muchos trabajadores. Debido a la crisis económica, los diversos gobiernos han ido introduciendo reformas laborales que facilitan el despido y la contratación y muchos españoles han visto en el emprendimiento la solución para ser dueños de su tiempo y de su trabajo, sin necesidad de tener que depender de superiores y estar contratados por cuenta ajena.

El fomento al emprendimiento es algo que se ha llevado a cabo estos años y que, a pesar de que puede potenciarse más y en mejor modo, cada vez son más españoles los que buscan nuevas formas de emprender como solución al desempleo y para llevar una vida más cómoda y autónoma.

En España en la actualidad existen más de 3 millones de trabajadores autónomos y desde las administraciones se insiste en las virtudes de esta forma de empleo, organizándose en muchos ayuntamientos, diputaciones y consejerías diferentes actividades de promoción de estas formas de emprendimiento.

No obstante, los emprendedores se enfrentan siempre a los mismos retos, conseguir financiación, atraer partners y resultar atractivos ante los clientes y que en el futuro la idea de negocio siga siendo rentable, pues son muchas las startups que no superan los tres años de vida.

El primero de los desafíos de calado a los que se enfrenta una startup de nueva creación es la obtención de financiación. Repasamos a continuación las vías más comunes de obtener suficientes fondos para que la idea pase de ser eso, una idea, a una realidad empresarial.

El crowdfunding, la financiación colectiva

A pesar de que esta fórmula nació para financiar proyectos de carácter cultural, en la actualidad está extendida hacia otros ámbitos. La financiación colectiva es una práctica innovadora y muy utilizada. En relativamente poco tiempo se puede conseguir el dinero suficiente para financiar la startup y comenzar con los primeros pasos, si bien para alcanzar el objetivo es imprescindible convencer a  los inversores del futuro del proyecto.

La dificultad del crowdfunding reside en ser capaz de explicar el proyecto a desarrollar de modo que convenza esta idea y así los inversores participen a través de donaciones vía internet. Mediante esta vía de financiación los usuarios reciben recompensas de algún tipo en forma de merchandising corporativo, descuentos en los servicios o prácticas similares.

Un último aspecto interesante de esta fórmula es que los riesgos para el emprendedor son pocos, pues si no se alcanza el mínimo de financiación necesaria en un plazo cerrado, los inversores no pierden su dinero y no hay que compensarlos de ningún modo.

crowdfunding

Los créditos rápidos

Esta vía de financiación resulta especialmente interesante en casos de urgencia para conseguir liquidez. Pueden resultar muy útiles los préstamos rápidos por una razón incuestionable, el dinero se obtiene en muy poco tiempo. A diferencia del crowdfunding, con los préstamos rápidos urgentes no hay que convencer a nadie de la idea de empresa. En la actualidad, en internet encontramos numerosas plataformas que ofrecen esta posibilidad de financiación siendo Creditosrapidos10min una de las más conocidas.

Son muchos los emprendedores que optan por los préstamos rápidos ya que, en cuestión de pocos días, pueden obtener sumas suficientes de dinero como para poner el proyecto en marcha, mientras que en el crowdfunding tienen que esperar que el plazo de financiación termine.

El hecho de que existan tantas plataformas que ofrecen esta vía de financiación acaba repercutiendo positivamente en los clientes, que ven posible acceder a condiciones flexibles y ventajosas en sus créditos. El aspecto negativo, como podemos imaginar, son los intereses, pues en caso de retraso a la hora de la devolución del préstamo, los intereses se elevan mucho.

Las subvenciones públicas y privadas

Una tercera opción, para muchos la más segura, son las ayudas públicas o privadas a través de subvenciones y planes de financiación para emprendedores. Esta alternativa no es sencilla, pues en muchas ocasiones obliga a competir con otros proyectos de emprendimiento que  pueden ser igualmente válidos.

Las subvenciones varían en función del lugar de residencia y el tipo de proyecto, de modo que obliga a los emprendedores a conocer de primera mano cómo funciona todo el sistema para acceder a todas las ayudas y coberturas posibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here